volver arriba

La radiación solar nos afecta a todos. Te vamos a explicar su significado y los posibles riesgos que puedes sufrir sino tomas precauciones, así que presta atención y no te la juegues. Puedes padecer desde una simple quemadura a un cáncer de piel, y nadie quiere eso ¿no? Igual que te preocupas por salir bien [email protected] de casa, deberías hacerlo también por proteger tu piel. ¡Solo tienes una y es para toda la vida, mímala como se merece!

¿Qué entendemos por radiación solar?

Se compone por las diferentes emisiones electromagnéticas que son producidas por el sol. Pueden ser cuantificadas y se expresan en unidades de irradiancia que reflejan su potencia.

La radiación ultravioleta se integra en los rayos solares y se divide en tres grandes tipos según su longitud de onda:

  • La radiación UV-A infunde una mayor cantidad de ondas hasta la dermis. Su alto nivel de energía genera la formación de radicales libres. Además produce un envejecimiento prematuro y daños permanentes en la piel como las manchas.
  • La radiación UV-B es la responsable del bronceado y de las quemaduras solares. Solo llega hasta la epidermis, por lo que los efectos no son tan nocivos como en el caso anterior.
  • La radiación UV-C es la que contiene más energía, pero es a la vez la menos peligrosa porque no alcanza a la superficie terrestre gracias a la capa de ozono.

Pequeñas dosis de sol al día

Los cánceres de piel comienzan cuando los rayos UV dañan el ADN afectando a los genes que controlan el crecimiento de las células. Estos sirven para detectar la cantidad de calor proveniente del sol que vamos a recibir. Además, se transmiten en forma de partículas de energía. Es importante que seamos precavidos ya que nuestro planeta absorbe muy rápido el calor generado por el sol y eso puede tener graves repercusiones en nuestra piel.

Como sabes, las actividades al aire libre forman parte de una vida sana. El sol es parte fundamental de la vida ya que es necesario para realizar innumerables funciones del organismo. Pero es necesario exponerse moderada y conscientemente. ¡Está en juego lo más preciado que tienes, tu salud!

Médicos expertos en el sector como María Antonia Serrano, recomiendan tomar el sol una media de 10 minutos al día, que serán suficiente para obtener vitamina D. Esta sana actividad evoca energía y bienestar, pero es importante que conozcas también las consecuencias negativas de una exposición prolongada al sol para poder evitarlas.

La radiación solar tiene efectos nocivos para la salud

La radiación solar tiene efectos nocivos para la salud

Riesgos inmediatos de la radiación solar

La exposición exagerada puede ser muy perjudicial para la salud causando efectos a corto y largo plazo. Algunos de ellos siendo permanentes e inapreciables, ya que  los rayos de sol son capaces de atravesar la atmósfera y calentar tu cuerpo sin apenas caldear el aire.

Es fundamental tener en cuenta el momento del día en el que nos exponemos al sol. La hora punta más peligrosa si vas a estar en la playa es a las 14:00h; entre las 10:00 y las 16:00 la temperatura alcanza sus máximos grados, así que es vital utilizar la protección solar de forma recurrente. Un buen baño tempranero o durante las últimas horas del día puede ser la mejor opción.

Efectos peligrosos y rápidos

Los riesgos comunes más inmediatos son las quemaduras simples que pueden  producir efectos similares a las quemaduras por fuego de primer y segundo grado. Si se agravan se puede experimentar síntomas tales como taquicardia, dolor de cabeza, náuseas y deshidratación. Las podemos distinguir por el enrojecimiento.

Destapemos alguna falacia, ¿la creencia popular de “si me quemo es que me estoy poniendo moreno” es falsa o verdadera? Falso, a pesar de que tu tono gane color realmente tu piel esta dañada y necesita cuidados posteriores con aloe vera, “after sun”, cremas especiales etc. para curar las quemaduras.

Por otro lado la insolación es algo que ocurre cuando la temperatura corporal supera los 30 grados. Obteniendo como resultado un malestar general indeseado que suele durar más de una hora. Algunos de los síntomas que se pueden experimentar son: vómitos, sed intensa, calambres, confusión mental, sudoración profusa, caída repentina de la presión arterial, mareos y piel seca.

Sin duda, lo más grave de estas consecuencias inmediatas son los golpes de calor. Estos provocan temperaturas corporales de 40 grados, siendo complicado bajarlas. Las personas afectadas sufren convulsiones y en los casos más peligrosos, el coma. Los grupos más vulnerables son los menores de dos años, recién nacidos y personas mayores, debido a su condición física y psíquica.

Consecuencias a largo plazo

La exposición al sol de forma prolongada puede producir el envejecimiento prematuro, ya que se rompen las fibras de colágeno que nos aportan elasticidad. También puede provocar el debilitamiento del sistema inmunitario sintiéndonos más frágiles y sin energía. ¡La luz solar relaja pero también agota!, por eso normalmente después de un día de playa llegas a casa deseando dormir.

Uno de los casos más extremo es cáncer de piel como hemos comentado en líneas anteriores. Este se origina en zonas del cuerpo que han sido demasiado expuestas. Algunos tipos de cáncer empiezan con un pequeño bulto o una llaga que sangra; generando muchas veces una costra que se cura y luego se vuelve a abrir.

También es posible que aparezca en forma de lunar o como una “mancha rara”. Así como puntos planos y oscuros que lentamente se oscurecen y se agrandan. Estos se conocen como lentigo maligno. Es fundamental consultar al médico para empezar con un tratamiento cuanto antes.

Protección ante la radiación social

Con el fin de evitar estos problemas te señalamos las pautas a seguir si vas a permanecer al sol en estos meses tan calurosos.

  • Bebe agua y come frutas que la contengan como el melón o la sandía.
  • Utiliza sombrero y sombrilla para que el sol no te dé directamente de forma recurrente.
  • Usa protector solar y aplícalo 30 minutos antes de salir para que el cuerpo pueda absorberlo.
  • Evita el sol durante las horas de mayor intensidad.
  • Cubre tu piel con crema solar cada vez que entres o salgas del agua. Y  vuelve a aplicarla cada hora. Es imprescindible leer la etiqueta dónde encontrarás indicada la frecuencia de aplicado.
  • Durante todos los meses del año, emplea protector facial para evitar manchas y envejecimiento prematuro.

Esperamos que te haya sido útil este artículo. Empieza a ser consciente de la gravedad de los efectos que provoca la radiación solar. ¡Cuéntanos qué te ha parecido y cómo estás cambiando tus hábitos frente a esta importante cuestión!

firma paloma sastrón

Fuentes:

https://www.meteorologiaenred.com/la-radiacion-solar.html
https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-piel/prevencion-y-deteccion-temprana/que-es-la-radiacion-de-luz-ultravioleta.html
https://www.muyinteresante.com.mx/salud-y-bienestar/radiacion-solar/
https://www.news-medical.net/health/Symptoms-of-heat-stroke-(Spanish).aspx
https://www.correofarmaceutico.com/tododermo/cuidados-de-la-piel/establecen-el-tiempo-de-exposicion-al-sol-que-no-es-danino-para-la-salud.html

Deja tu comentario