volver arriba

El término “cuidarse” es bastante extenso pero lo cierto es que dentro del mismo existen aspectos fundamentales que deberías tener en cuenta si quieres mantener un estado bueno de salud. Como por ejemplo: la alimentación, el descanso, la actitud mental positiva etc. En este artículo, nos centraremos en el deporte. Es el hábito de vida saludable primordial que se debe practicar a menudo durante toda nuestra vida de manera recurrente.  ¿Preparad@? ¡Vamos allá!

Deporte como beneficio principal

El término “deporte” está a la orden del día y se ha hablado mucho sobre él en otros artículos, medios de comunicación online y offline… Nosotros vamos a ofrecerte algunas cuestiones que quizás no sabes y nos gustaría contarte para que puedas aplicarlas a tu vida diaria. Nuestro cuerpo está diseñado para movernos y estar activos pero todavía hay muchas personas sedentarias que no practican deporte. ¿Por qué? Las razones son muchas y variadas pero la más común suele ser “que no tienen tiempo“.

Todas las personas disponemos de 24 horas al día, ¿entonces por qué hay individuos que sí realizan ejercicio y se lo toman como hábito de vida saludable y otros no? Algunas prefieren anteponer sus obligaciones al cuidado de su cuerpo. Más tarde que temprano se darán cuenta del error que han cometido cuando empiecen a notarse dolores, contracción en los músculos etc. El ejercicio se debería practicar durante toda la vida de manera recurrente, sin parones de meses. En líneas posteriores te contaremos los efectos psicológicos del ejercicio.

Practicar deporte es un hábito de vida saludable

Practicar deporte es un hábito de vida saludable.

Apúntate a un gimnasio

Si lo piensas bien, 10 minutos al día puedes sacar para salir a correr, a nadar, ir en bici etc. Elige el deporte que más se adecue a tus preferencias, lo importante es que lo practiques. Está comprobado que el hecho de acudir a un gimnasio en el que se paga una cantidad económica por él, atrae a más gente a ponerse en forma. Sin embargo, si ellos solos de manera independiente realizan ejercicio por su cuenta llevarán menos control sobre sus resultados. Además, será más probable que pongan excusas para no hacer deporte. Habrá semanas en las que sí que cumplan y se comprometan y otras en las que no. Apuntarse a un gimnasio es el primer paso para conseguir un objetivo que debería ser común para todos los seres humanos.

Asesoramiento profesional en el deporte

Es fundamental dejarse asesorar por profesionales cualificados para que preparen los entrenamientos más adecuados en función de tu  condición física. En caso contrario, te vendrás abajo al ver que no consigues mejorar físicamente y tampoco notarás grandes efectos psicológicos. Terminarás optando por dejarlo y regresar al mundo sedentario de antes. Una de las mejores maneras de romper el hielo y empezar a cogerle el gusto al gimnasio es participando en actividades grupales. Además potenciarás las relaciones sociales y te motivarás mucho al ver que otras personas están en la misma situación que tú.

Calentamiento y estiramiento

Tan importante es practicar los ejercicios de manera acertada, como calentar antes de llevarlos a cabo. Al finalizar el entrenamiento, no olvides estirar los músculos trabajados. Son tres partes fundamentales e imprescindibles. Si no quieres tener agujetas o peor aún, sufrir alguna lesión como tendinitis o roturas de fibras, sigue leyendo.

Calentar es bueno para tu corazón y así lo demuestra el resultado de la siguiente investigación. “En el estudio, 44 hombres corrieron durante 10-15 segundos sin calentar previamente. El 70% de estos mostraron cambios anormales en la respiración, por un suministro insuficiente de sangre al corazón. La semana siguiente, las personas que experimentaron estas anomalías calentaron durante 2 minutos antes de repetir la prueba. Casi todos obtuvieron mejores resultados. Calentar protege tu corazón y le permite aumentar el ritmo gradualmente, sin sobresaltos. El calentamiento previo sirve para evitar el shock y el estrés al que se somete el sistema cardiovascular. Este puede causar daños leves si se realiza repetidamente a largo plazo”.

Por otro lado, es vital que una vez has finalizado el entrenamiento, estires. Los movimientos deberían ser lentos y mantener la postura varios segundos. Así el músculo trabajado soltará la tensión acumulada durante el ejercicio. Los estiramientos pueden ser más generales para relajar varios grupos musculares al mismo tiempo. Recuerda también respirar profundamente. Muchas veces, oír música tranquila ayuda a que el trabajo sea más eficaz.

Efectos psicológicos y físicos positivos

Los efectos psicológicos son inmediatos y notarás que tienes más energía, estás de mejor humor etc. Tus relaciones personales y laborales se volverán mucho más fluidas. Además, te sentirás menos pesad@ y con una actitud mental más positiva para afrontar cualquier problema. Correr puede parecer duro, pero merece la pena. El ejercicio favorece la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia. Después de un día difícil en el trabajo no hay nada como una clase de yoga, natación etc. El deporte reduce el estrés desde el minuto 0. También mejora la autoestima, porque te verás cambiad@ físicamente y elevarás la percepción positiva de tu atractivo.

Por otro lado, los efectos físicos también se notan de manera notable en un plazo corto de tiempo. Cristian García, director de un reconocido centro deportivo afirma que la activación muscular pone en marcha una serie de sustancias activas eficaces. Estas ayudan a reducir la grasa, a mejorar el desarrollo muscular y a aumentar el rendimiento corporal. También mejoran la correcta circulación de la sangre, que nos posibilita un corazón saludable. Según la Sociedad Española de Cardiología, al practicar deporte, el corazón late más deprisa y aumenta la cantidad de sangre en movimiento fortaleciendo el músculo.

Los expertos afirman

Una investigación de Schwarz y Hasson concluyó que los individuos que realizan ejercicio de manera regular son más productivos y tienen más energía que los compañeros sedentarios. Al hacer ejercicio, tu cerebro produce más neuronas y las conexiones entre ellas se incrementan con éxtio. Fenómeno que se conoce como neurogénesis. Por lo tanto, aumentará la capacidad de aprendizaje. Practicar ejercicio mejora tu memoria y la habilidad de aprender cosas nuevas. ¡Te convertirás en una persona muy curiosa! La producción de células del hipocampo aumenta en gran medida. Estas son responsables de la memoria y el aprendizaje.

El deporte ayuda también a prevenir el deterioro cognitivo. Cuando crecemos se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas como el alzheimer, especialmente a partir de los 45 años. Realizando actividad física principalmente entre los 25 y los 45 años, se consigue prevenir la aparición de algunas enfermedades.

¿Qué te ha parecido este artículo? Esperamos que hayas descubierto la importancia de practicar deporte de manera regular. ¡Cuéntanos cómo van los entrenamientos!

Fuentes:

https://cuidateplus.marca.com/ejercicio-fisico/2018/05/30/le-ocurre-cuerpo-empiezas-practicar-deporte-162632.html
http://www.elmundo.es/vida-sana/cuerpo/2016/01/18/5697870f46163fe1298b4598.html
https://psicologiaymente.com/neurociencias/neurogenesis-crean-nuevas-neuronas
https://psicologiaymente.com/inteligencia/emociones-recuerdos-gordon-bower
https://8fit.com/es/fitness/como-calentar-antes-de-hacer-ejercicio/

Deja tu comentario