volver arriba

A menudo en la farmacia nos encontramos cada vez a más personas con problemas de insomnio, es el trastorno del sueño más común entre la población. Pero no todo el mundo lo sufre de la misma manera. El insomnio es la incapacidad para dormir o para permanecer dormido. Así podemos diferenciar el Insomnio de inicio y el insomnio de mantenimiento.

Diferencias de insomnios

Incapacidad para dormir o insomnio de inicio: Esta situación se presenta cuando tardas aproximadamente más de 30 minutos en conciliar el sueño.

Incapacidad para permanecer dormido o insomnio de mantenimiento: Este tipo de insomnio se caracteriza al despertar en intervalos durante la noche y permanecer despierto durante aproximadamente más de 30 minutos o incluso no volver a conciliar el sueño.

¿Horas establecidas de sueño?

No existe un número de horas de sueño establecidas para todo el mundo, cada persona necesita una cantidad de horas determinadas de sueño.
Pero si queremos que nuestro cuerpo funcione a la perfección lo ideal es que nuestras horas de sueño ronden las 8 horas aproximadamente. Se entiende que una persona a dormido lo suficiente cuando al despertar por la mañana se siente descansado y con energía para afrontar bien el día, si por el contrario al despertar te sientes sin energía, cansado, como mareado.

Aunque a todos nos encantaría tener un sueño placentero y reparador no siempre lo conseguimos y podemos sufrir alguno de estos dos tipos de insomnio; de manera temporal (alguna noche suelta como un problema pasajero) o de manera crónica (cada noche o la mayoría de ellas, durante meses o incluso años en el peor de los casos).

¿Qué nos causa insomnio?

Existen varias causas posibles que pueden desencadenar en problemas para dormir. Las causas pueden ser como hemos visto anteriormente, crónicas o pasajeras, entre ellas podemos destacar las siguientes causas:
Higiene inadecuada del sueño:
Excitantes antes de acostarse (cafeína, teína, alcohol y/o comidas pesadas ricas en demasiadas grasas animales.)
Dormir siesta o dormir durante el día también influye en la calidad del sueño a la hora de dormir durante la noche, ya que invertimos el ciclo del sueño. Así como no mantener una rutina diaria a la hora de irse a la cama o tener cambios horarios.
Actividad física intensa antes de dormir: Si sometemos al cuerpo a actividades físicas intensas antes de irnos a la cama lo activaremos y será una misión imposible el conseguir relajarlo para iniciar el proceso del sueño.

Dormir bien es una imprescindible para el ser humano. Tratar el insomnio no es tan complicado, a pesar de ser el trastorno del sueño más común.

Dormir bien es una imprescindible para el ser humano. Tratar el insomnio no es tan complicado, a pesar de ser el trastorno del sueño más común.

Ritual de sueño

Por ello, lo ideal es cada noche iniciar un ritual del sueño en el que poco a poco acostumbremos al cuerpo a que es hora de dormir, irnos a la cama más o menos a la misma hora aunque no se nos cierren los ojos todavía, bajar la intensidad de las luces, apagar la tele…
Medicamentos, entre los medicamentos que pueden ocasionar insomnio se encuentran:
-Antidepresivos.
-Estimulantes.
-Descongestivos.
-Broncodilatadores.
-Esteroides.
-Hormonas.
-Antihipertensivos.
Patologías físicas o psicológicas:
-Enfermedades crónicas que cursen dolor o falta de aire.
Síndrome de piernas inquietas.
Reflujo y/o úlcera.
Cefaleas.
Estrés: situaciones de angustia provocadas por problemas personales relacionados con en el trabajo, con la pareja, familia.

Como tratar el insomnio

Hay muchos hábitos que podemos mejorar para tratar el insomnio de una manera efectiva, siempre que éste no esté producido por algún factor externo sobre el que nosotros no podamos influir para mejorarlo.
Los hábitos más destacados son:
• No ver la televisión en la cama, leer ni comer en la cama. Debemos utilizar la cama para dormir sin distracciones.
• Irse a la cama al menos una hora después de cenar.
• Evitar los alimentos ricos en grasas animales o muy pesados.
• No tomar excitantes; cafeína, teína, alcohol, así como el tabaco.
• Practicar ejercicio físico regular, pero no realizarlo antes de acostarse, mejor en cualquier otro momento del día y así nos ayudará a descansar mejor.
• Evitar un estilo de vida sedentario.

Mejoras instantáneas para dormir

• Mejorar los factores ambientales, disminuir ruidos, evitar temperaturas extremas.
• Fijar el reloj biológico: para esto es importante no producir cambios horarios. También evitar las siestas y mantener una rutina horaria a la hora de irnos a la cama.
• Relajación: realizar algún tipo de terapia de relajación puede ser de gran ayuda, sobre todo en personas nerviosas o con altos niveles de estrés o ansiedad.
• Los medicamentos empleados para tratar el insomnio siempre deben de ser pautados por un especialista. El paciente no debe automedicarse ya que puede llegar a agravar su patología, producir resistencia o incluso dependencia. El médico decidirá que tratamiento es el más adecuado según la gravedad del mismo o del factor que lo origine. Los medicamentos empleados para tratar los síntomas del insomnio pueden ser hipnóticos, ansiolíticos, antidepresivos o neurolépticos.

Productos para tratar el insomnio

Sin embargo en nuestra farmacia también encontrarás productos menos agresivos. Estos te ayudarán a tratar e incluso corregir un problema de insomnio leve. Es el caso de la Melatonina para personas que inevitablemente tienen cambios de horario. Por lo que seguro será de gran ayudar para regular el sueño.

Y como queremos que dejes de contar ovejitas acabamos de recibir la última novedad. Epaplus FORTE son los únicos en el mercado con una composición  completa combinando Melatonina junto con el Triptófano.
El triptófano es un aminoácido que entre sus beneficios está el efecto calmante del sistema nervioso. Esto se traduce en que ayuda a calmar la ansiedad y la depresión, y además alivia el insomnio al inducir el sueño. Basta con tomar un comprimido media hora antes de acostarte.

Dejar a un lado las preocupaciones

Y si tu principal problema es el nerviosismo o factores externos que te pueden alterar no puede faltar en tu botiquín algunos comprimidos naturales que contengan:
Valeriana: la valeriana posee propiedades hipnóticas favoreciendo el sueño.
Pasiflora: especialmente interesante cuando la situación de desasosiego no nos deja conciliar el sueño.

Melisa: cuando se tiene dificultades para dormir la Melisa resulta particularmente interesante ya que es tranquilizante de los nervios.

Tila: es aconsejada cuando el insomnio es de tipo nervioso.
Este tipo de tratamiento puede ser utilizado tanto 1 hora antes de acostarnos como durante el día si nos encontramos nerviosos o estresados. De esta manera iremos preparando el cuerpo manteniéndolo relajado durante todo el día hasta que llegue el momento de irnos a dormir.
¿Estás [email protected] para dormir a pierna suelta?

Deja tu comentario