volver arriba

Estar embarazada es toda una aventura de 9 meses que te hará sentir muy feliz a ti y a los tuyos. Es importante que en esta etapa tan dulce de tu vida te cuides como es debido. Nosotros te ofrecemos pautas claves para que tu bebé y tú os encontréis en perfectas condiciones en todo momento. ¡Allá vamos!

La alimentación en el embarazo

Los alimentos que consumas ahora influirán en gran medida en el peso y la salud de tu hijo al nacer. Está comprobado que una mujer embarazada con un exceso de peso tiene más probabilidades de que su parto se complique. Subir de peso es necesario respetando los márgenes establecidos que se permiten, pero pasarte demasiado puede tener riesgos. Unos 10 kilos de media es lo que una mujer llega a alcanzar de más en toda la etapa.

Comer un plato de arroz o legumbres te ofrecerá la energía que necesitas para afrontar el día. Puedes disfrutar de esta comida una vez por semana si lo deseas. Es imprescindible que incluyas en tu dieta diaria al menos cuatro piezas de fruta y verdura. Beber mucha agua también te ayudará a luchar contra el cansancio y la deshidratación.

Ácido fólico para la mujer embarazada

Algunas recetas fáciles de preparar que incluyen ácido fólico son las siguientes. La crema de verduras realizada con calabacín, guisantes, judías y patatas es además esencial para mantener un buen estado de salud. Alimentos como los espárragos trigueros, los pimientos, el brócoli o las espinacas son muy beneficiosos para tu bienestar físico y mental. Los piñones, el ajo, el champiñón, los guisantes, las alcachofas, el aguacate, la lechuga y el tomate contienen también ácido fólico. Junto con distintas vitaminas necesarias para estar como una rosa durante los nueve meses de embarazo.

Puedes escoger platos que cuenten con carne de ternera, pollo o pavo que tienen menos calorías que la de cordero y cerdo. El fin es mantener una rutina de comidas saludables semanalmente. El queso fresco y los yogures desnatados son también una buena opción para incluir como acompañantes en tus recetas.

Estás embarazada. Aliméntate bien en el embarazo para sentirte bien.

Estás embarazada. Aliméntate bien en el embarazo para sentirte bien.

Evita la toxoplasmosis

Esta enfermedad puede llegar a convertirse en una infección muy perjudicial para el feto. El parásito toxoplasma gondii está presente en animales. Por lo que hay que prevenir el contagio de la toxoplasmosis siguiendo algunas precauciones. Comer carne o pescado poco cocinados que puedan llegar a contener el parásito es una de las principales causas que originan la aparición de la enfermedad.

Lavar cuidadosamente las frutas y verduras antes de consumirlas es también una acción de prevención a seguir. Realizarse controles médicos durante todo el embarazo, previamente y posteriormente al mismo es imprescindible. De esta forma, se podrá identificar a tiempo cualquier contagio o alarma significativa.

En el tercer trimestre, el riesgo de que el feto se contagie de toxoplasmosis alcanza su punto álgido. Aunque las consecuencias son menos graves que al inicio de la gestación. Si llegado el momento del nacimiento del bebé, la mujer tiene taxoplasmosis, esto podría causarle graves lesiones de diferente índole al pequeño. Tanto que podrían originar la muerte en casos extremos. Por eso, es clave acudir al médico rutinariamente y también alimentarse de manera saludable. Con el fin de evitar contagios de este tipo.

Pautas alimenticias concretas en el embarazo

Las proteínas son parte fundamental de la dieta de las personas, más lo son todavía si tienes una vida dentro de ti. El bebé las utiliza para formar sus tejidos diariamente. Los huevos, las carnes magras, el pescado y la leche desnatada contienen proteínas diversas además de diferentes minerales y vitaminas siendo mínima la grasa que aportan.

¡No puedes olvidarte de los líquidos! El agua principalmente, los zumos, los batidos, las infusiones, los gazpachos, los caldos etc. hasta completar al menos la ingesta de dos litros al día. Una buena hidratación es indispensable para poder contrarrestar el aporte extra de energía que se requiere durante esta etapa. También es importante para asegurarse un crecimiento y desarrollo más seguro para el feto.

Los cereales integrales que aportan fibra, minerales como el zinc y el magnesio son necesarios también en tu dieta. Asimismo, las vitaminas del grupo b facilitan la absorción de otros nutrientes. Un buen tazón por la mañana te ofrecerá la energía suficiente para vivir tu día intensamente. Además, están riquísimos.

Embarazada: muévete sin parar

Existe una creencia generalizada de que una mujer embarazada no puede hacer deporte. Es cierto que debe evitar aquellos esfuerzos que sobrecarguen su vida diaria pero hacer ejercicio es totalmente saludable para su bienestar y el de su bebé. De hecho se aconseja caminar una media de 20 minutos diarios al menos, con calzado cómodo y hacer ejercicios de brazos suaves. Claro está, si el embarazo lo permite, ya que existen casos en los que la mujer no se encuentra bien físicamente y tiene que guardar reposo absoluto.

¿Qué te ha parecido este artículo? Esperamos que lo hayas disfrutado y te hayas dado cuenta de la importancia de la alimentación, y más si estás embarazada.

Fuentes

http://www.crecerfeliz.es/Embarazo/Alimentacion/Recetas-ricas-en-acido-folico
https://www.mibebeyyo.com/embarazo/alimentacion-embarazadas/alimentacion-saludable-embarazo-cosas-no-olvidar
http://www.crecerfeliz.es/Embarazo/Alimentacion/Comer-bien-en-el-embarazo-con-cinco-pautas
https://www.mibebeyyo.com/enfermedades/enfermedades-en-el-embarazo/toxoplasmosis-embarazo-263

Deja tu comentario