volver arriba

Cómo viajar a un país con malaria y que no te pique Anopheles.

¡Ya no queda nada para el verano! Los días se alargan, aumentan las temperaturas, te cae algún diluvio universal que otro encima… Cosas de la primavera.

Existe un hecho de la primavera que a mí personalmente, me encanta y me espanta, a partes iguales. Organizar las vacaciones de verano. Si eres una planificadora nata y el ansia viva te invade en esta época, sabes de lo que hablo. Pensar destino, cambiar destino, hacer cálculos para intentar multiplicar tu dinero, buscar alojamiento, vuelos… SOS.

Exacto. Estrés máximo al ver cómo te quitan un Airbnb que era ideal a la par de barato. Si eres de los afortunados que disponen de tiempo y dinero para hacer un viaje paradisiaco, este post está escrito para ti.

Los viajes a la otra punta del mundo están muy bien. Son más aventureros y arriesgados que pasar las vacaciones en la plaza de tu pueblo.
No sé si te has dado cuenta que hoy es el día mundial contra el paludismo. Es por eso que quiero contarte un par de cositas si viajas a África, principalmente.

África se lleva la palma en malaria. En 2016, el 90% de los casos y el 91% de los fallecimientos por la enfermedad se produjeron en esta región.

El paludismo o malaria es una enfermedad causada por parásitos del género Plasmodium que se trasmiten al ser humano por los mosquitos hembras del género Anopheles. Aunque esta enfermedad puede llegar a ser mortal es una enfermedad prevenible y curable.

Los primeros síntomas no suelen asociarse a la malaria porque son muy genéricos: fiebre, dolor de cabeza y escalofríos. Los síntomas suelen aparecer entre 10 y 15 días tras la picadura del mosquito. Si no se trata en las primeras 24 horas, el paludismo por P. falciparum puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

La parte buena, si es que la hay, es que el diagnóstico es fácil y rápido (menos de 30 minutos). Falta tomar una muestra y mirarla al microscopio. Los Plasmodium aparecerán moraditos al micro. ¡Qué nostalgia me acaba de entrar de las clases de parasitología de la universidad! Todo el día analizando bichos, heces y sangre con parásitos. ¡Era un planazo!

Hay cinco especies de parásitos causantes del paludismo en el ser humano: P. falciparum, P. vivax, P. ovale, P. malariae, y P. knowlesi. Plasmodium falciparum y Plasmodium vivax son las especies más peligrosas.

  • P. falciparum es el malo malísimo. Él solito es el responsable de la mayoría de las muertes en África.
  • P. vivax es su maño derecha. El mayor causante de malaria fuera del África subsahariana, es él.

Plasmodium no es el único malo de la película, su cómplice y amante, diría yo, es la hembra Anopheles. Esta señorita te pica sobre todo al anochecer y al amanecer. Y le pirra el agua. Chapoteando se pasa todo el día en charcos y huellas dejadas por los cascos de los animales. A Anopheles lo que le gusta es poner sus huevos en el agua y cuanta más agua tenga a su disposición, mejor para ella y peor para ti.

Por lo tanto, si te estás planteando ir a África en la temporada de lluvias, piénsatelo dos veces. En muchos lugares la transmisión es estacional y alcanza su máxima intensidad durante la estación lluviosa e inmediatamente después.

Algunas personas tienen un riesgo más elevado de contraer la enfermedad y presentar manifestaciones graves:

  • Los lactantes y niños menores de cinco años. El 70% de las muertes por malaria se registran en este grupo de edad.
  • Las embarazadas. Si una mujer embarazada contrajera la malaria aumentaría el riesgo de defunción materna, aborto espontáneo, mortinatos e insuficiencia ponderal del recién nacido, así como de muerte en el periodo neonatal.
  • Los enfermos de sida.
  • Los emigrantes no inmunes de zonas endémicas y los grupos de población itinerante.
  • Los viajeros.

Prevención de la malaria.

  1. A la señorita Anopheles le gusta salir de fiesta por la noche, ten cuidado. Duerme siempre con mosquiteras, a poder ser, tratados con insecticidas.
  2. Cuanta menos carne dejes a la vista de este mosquito, mejor que mejor. Mangas largas, a tope.
  3. Rocíate de repelentes de mosquitos, más vale que sobre que no que falte.
  4. Toma medicamentos antipalúdicos que prevengan la enfermedad (detienen la infección en su fase hemática). Es el famoso Malarone. Tómalo antes, durante y después del viaje. Por ahora está financiado por la Seguridad Social.

Otra acción preventiva importante es la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual. Su eficacia se obtiene cuando se fumiga al menos el 80% de las casas de las zonas destinatarias y dura de 3 a 6 meses. Ya sé que tú no te vas a poner a fumigar la habitación del hotel, pero oye, el saber no ocupa lugar.

Además de ser el día mundial contra la malaria, resulta que también estamos en la semana de la inmunización. ¡Vivan las vacunas!
Existe una vacuna contra Plasmodium falciparum y hepatitis B, llamada Mosquirix que proporciona inmunización a niños entre 6 semanas y 17 meses. Está siendo evaluada en el África subsahariana como instrumento de control complementario. Sabiendo que los niños son el mayor grupo de riesgo frente a la malaria y P. falciparum la especie más mortal, tiene buena pinta esta vacuna.

Ahora ya sabes todos los secretos de la malaria. ¡Disfruta de un viaje seguro!

firma paloma sastrón

Fuentes:

http://www.ema.europa.eu/ema/index.jsp?curl=pages/medicines/document_listing/document_listing_000395.jsp&mid=

http://www.who.int/malaria/travellers/es/

leave a comment