volver arriba

¡Felicidades futura mamá! Si estás leyendo esto es porque llevas a tu mini tú en la tripa y no sabes muy bien qué hacer con el sol que asoma por la ventana.

¿Puedo tomar el sol en bikini? ¿Qué tipo de protección debo usar? ¿Son los protectores solares seguros para el bebé?

En este momento de tu vida las hormonas son las reinas de tu cuerpo. Hacen y deshacen a su antojo. Además son particulares, como el patio de mi casa, de cada mujer. Hay mujeres que se pasan los 9 meses verdes, con una nauseas de aquí te espero. Existe otro grupo privilegiado de mujeres que solo se acuerdan de que están embarazadas porque no les cierra el cinturón.

Seas del grupo que seas este post es para ti, sea verano o invierno. ¿Acaso no hay sol en invierno? Aunque el sol invernal incida con menor intensidad, sigue estando ahí y sigue pigmentando y arrugando la piel. Por lo tanto, hay que protegerse todo el año.

Hoy en día las cremas solares ya no son lo que eran. Y menos mal. Antes te dejaban la cara blanca y brillante. Eran más disuasorias que otra cosa. Ahora sus texturas, sus tonos y la amplísima variedad que hay en el mercado solo pueden animarte a usarlas.

Centrémonos en el verano. Solazo, terrazas, piscina, playa… y todo ello salpimentado con bien de sol. Preparemos el escenario: tres de la tarde, terracita, agua bien fresquita (lo del alcohol lo tiene claro todo el mundo), unas aceitunas y… te asalta la duda. Así, sin avisar.

¿Podre tomar el sol estando embarazada? ¿Será bueno para el bebé? ¿Son seguros los protectores solares? ¿Me van a salir más manchas?

Calma, nena. Vamos por partes, como decía Jack el destripador. Antes de ponerme a hablar de protectores solares quiero hablar del acné.

En general, aunque cada mujer sea un mundo, en el embarazo aumenta la producción de sebo. Tranquila, su producción se normaliza después del parto o al terminar la lactancia materna. La prolactina que se excreta cuando das el pecho estimula los andrógenos, los mismos que intervienen en la producción de sebo.

Si te han salido granitos durante el embarazo, no te preocupes. Solo tienes que cambiar tu rutina de limpieza e hidratación facial.

  • Utiliza un limpiador adecuado. Olvídate de las texturas en crema porque pueden aportarte más grasa y de las toallitas (solo reparten la suciedad por la cara). Las texturas en gel o mousse con tensioactivos suaves con aclarado, son tus aliadas.
  • Rutina mañanera: emulsión matificante y seborreguladora.
  • Ritual nocturno: si el dermatólogo lo requiere podrías utilizar una crema antiacneica y antiinflamatoria, compatible con el embarazo y la lactancia como la eritromicina. El retinol y derivados, tanto vía oral como vía tópica, están totalmente contraindicados en el embarazo. Pueden producir efectos teratógenos en el feto, o sea malformaciones genéticas en el bebé.
  • Usa exfoliantes una vez a la semana. Los exfoliantes mecánicos y absorbentes retiran en profundidad las células muertas, exceso de sebo y suciedad.
  • Elige un protector solar oil free y no comedogénico. Opta por texturas ligeras, brumas o sprays. Si prefieres utilizar un maquillaje más cubriente, tiene que cumplir estos mismos requisitos.
  • Estés embarazada o no, siempre deberías utilizar un factor de protección de 50+. Por cierto, aunque te apliques factores de protección diferentes (SPF 20 y SPF 30) no se suman. Obtendrás la protección solar más alta, en este caso SPF 30, pero nunca obtendrás un SPF 50.
  • En el embarazo puede aparecer el cloasma o melasma, la máscara del embarazo. Son manchas que suelen aparecer en la cara de forma difusa. Suelen desaparecer tras el embarazo. De todas formas, este es un motivo para ir extra-protegida.

Otro dato importante que necesito que te quede claro como el agua de Menorca es que el límite máximo de SPF permitido por la FDA es 50+. Si ves en el mercado SPF 90 o SPF 100 es debido a técnicas de marketing. ¿A qué son efectivas? De eso trata el marketing, igual que los medicamentos convertidos en “forte” se venden más. No te dejes engañar, infórmate bien y lee siempre las etiquetas.

Seguimos con más datos importantes para las futuras mamis y su tranquilidad mental. Yo sé que tú quieres lo mejor para ti y para tu bebé. Lo más seguro, lo más fiable y lo demostrado científicamente. Por eso se dice y se comenta que los parabenos son seguros.

Los parabenos son conservantes que se añaden a los cosméticos para evitar la proliferación de bacterias y hongos. Gracias a los conservantes, tu crema permanece intacta más de un año. Además, no existen estudios científicos que relacionen los parabenos con ningún tipo de enfermedad. A raíz de la locura anti-parabenos se están utilizando otros conservantes menos seguros y menos usados, solo por el hecho de no ser parabenos. Algún tipo de conservantes van a llevar sí o sí todas los productos cosméticos, si no se llama Pepito se llamará Juanito. Para más información te dejo este post aquí para que sigas ampliando información.

Si no te apetece ser Casper en verano puedes echar mano de los autobronceadores. Los autobronceadores son productos seguros porque no afectan al ADN, los riesgos de alergias y dermatitis de contacto son bajos y no afecta a la melanina.

El principio activo de los autobronceadores suele ser la dihidroxiacetona, un azúcar incoloro derivado de la caña de azúcar o remolacha. Este compuesto al entrar en contacto con las proteínas de la piel produce un oscurecimiento de la piel, tiñéndola. Si se aplican correctamente pueden ser una buena opción si quieres tener un tono morenito sin tener que tomar el sol.

En la Farmacia Olimpiadas puedes encontrar las mejores marcas y productos tanto para el embarazo (Trofolastin, Suavinex, Elancyl…) como de protectores solares (Sunlaude, Isdin, Galenic, Avene…).

firma paloma sastrón

leave a comment