volver arriba

En ésta ocasión vamos a hablar de la alergia primaveral, la alergia es una reacción de defensa exagerada del organismo ante la entrada en él de una sustancia (alergeno).

Esta sustancia, inofensiva para la mayoría de personas, hace que se desencadenen una serie de síntomas, o reacción alérgica.

Cada vez las padecemos más

Las alergias van en aumento cada año, padeciéndolas cada vez más personas.
Tienen un componente hereditario importante (no se hereda una alergia, sino la predisposición a padecerla).
Ese componente nos hace proclive a no heredar la misma alergia sino a diferentes tipos.

Existe alergias a muy diferentes sustancias: metales, látex, medicamentos, alimentos, animales, mohos, polvo(ácaros), etc.
Pero la causa más frecuente de alergia primaveral es el POLEN de las plantas.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al polen o alergia primaveral?

Aunque pueden variar de unas personas a otras, lo más habitual es:

– Conjuntivitis alérgica: afecta a los ojos con un lagrimeo continuo, escozor, picor, hinchazón y enrojecimiento.
– Rinitis alérgica: afecta a la nariz, es muy normal la congestión nasal, estornudos, picor y secreción nasal.
– Urticaria: afecta a la piel, aquí los síntomas son picores, inflamación y enrojecimiento.
– Asma bronquiel: afecta a los bronquios, tos, pitidos al respirar y fatiga son síntomas comunes.

eye_crying

Como veis son síntomas muy agradables por los que todos estamos deseando pasar… ¿o no?

 

 Prevención y tratamiento

Prevenir es la principal medida para evitar que se desencadene una reacción alérgica, vendría bien evitar el contacto con el alergeno. Pero esta precaución es un poco difícil.
Desde Farmacia Olimpiadas te damos una serie de recomendaciones para que los síntomas sean más leves:

– Alejarnos de lugares donde se concentren cantidades importantes de polen tales como jardines, parques, entornos rurales…
– Ojo con las primeras horas de la mañana ( de 5,00 a 10,00 h) y últimas de la tarde ( de 19,00 a 22,00 h), pues a esas horas es cuando mayor concentración de polen hay.
– Usar gafas los días con mucho viento, porque éste arrastra grandes cantidades de polen. Y es altamente recomendable mascarilla para nariz y boca.
– Ducharse, lavarse el pelo y la ropa al volver a casa, para eliminar los restos de polen adheridos.
– Tender la ropa dentro de casa y procurar cerrar las ventanas.
– La casa se debe airear a mediodía, cuando menos polen hay en el ambiente.
– Si viajamos en coche, hacerlo con las ventanillas subidas, para evitar que entre el polen y si éste tiene filtros de aire específicos mejor.
– No tener en casa plantas que puedan producir alergia.

En cuanto a los tratamientos existentes, éstos actúan sobre los síntomas y varían en función de la gravedad:

– Antihistamínicos: son efectivos para todo tipo de alergia. Se presentan en diferentes formas farmaceúticas: comprimidos, sprays nasales, colirios, jarabes y cremas.
– Corticoides: tienen acción anti-inflamatoria, pero debido a sus efectos secundarios, su uso debe ser indicado por el médico. Se presentan en forma de cremas, lociones, sprays nasales, colirios e inhaladores por via oral.
– Cromoglicatos: actúan de modo preventivo y no cuando ya existen síntomas. Deben tomarse con regularidad y antes del inicio de la sintomatología.
– Inmunoterapia o vacunación: indicada en asma alérgica y determinadas rinitis. Se pueden utilizar combinadas con otros tratamientos. Su forma de actuación es mediante la introducción en el organismo de pequeñas cantidades del alérgeno, que irán en aumento, para que poco a poco este organismo se vaya acostumbrando a estar en contacto con él y no reaccione de forma exagerada.

¿Se cura la alergia?

La alergia es una patología crónica y actualmente no hay ninguna solución definitiva, pero el uso de los tratamientos mencionados unido a los consejos dados, hace que la persona alérgica pueda tener una buena calidad de vida.

Cuéntanos, ¿como te afecta a ti la alergia?

 

leave a comment